¿Las dos vacunas actuales contra el parvovirus canino tipo 2 y 2b brindan protección contra la nueva variante del tipo 2c?

El parvovirus canino tipo 2 (CPV-2) apareció en 1978 y se extendió rápidamente por todo el mundo, causando una enfermedad entérica grave en la población canina. Cuando apareció por primera vez en los Estados Unidos, el CPV-2 también se asoció con la enfermedad miocárdica, pero para esto se requiere la infección viral del feto o del cachorro poco antes del parto. La incidencia de estos casos ha disminuido ya que hoy en día los perros adultos tienen anticuerpos. 

Los cambios genotípicos han llevado a diferencias antigénicas y biotípicas en el CPV-2. El primer cambio en el CPV.2a, se reconoce sobre los aminoácidos y el rango del huésped, teniendo en cuenta que presuntamente se originó de la mutación del virus de la Panleucopenia felina.  

2 a 4 años después de la aparición de CPV-2a, surgió otra variante, denominada CPV-2b, que solo tenía un cambio de aminoácido.

Aproximadamente 15 a 16 años después de la aparición de CPV-2b, se informó de la nueva variante en Europa, CPV-2c, la cual tuvo un cambio de aminoácido en el residuo de aminoácido 426, pero en lugar de ser Asn 426 Asp, como en CPV-2b, fue Glu 426, lo cual no sorprende al ser un virus de DNA de cadena sencilla, y por ende está más propenso a las mutaciones. 

Materiales y métodos 

Se estudiaron 28 cachorros Beagle de 12 semanas sin anticuerpos para el parvovirus canino. 9 de ellos se vacunaron con Galaxy DA2PPV (Distemper, Adenovirus canino tipo 2, parainfluenza y parvovirus canino), la cual tiene el virus modificado CPV-2b. 9 cachorros fueron vacunados con Continuum DAP (Distemper canino, adenovirus tipo 2 y parvovirus canino) que contiene virus modificado CPV-2 de cadena patentada 154. 10 cachorros fueron vacunados con solución salina, y cada grupo fue aislado. 

5 semanas después de la vacunación, el grupo control fue distribuido entre los grupos vacunados, y todos los perros fueron desafiados con una combinación virulenta intranasal y / o oral de CPV- 2b y CPV-2c. 

Los signos clínicos de la enfermedad fueron registrados diariamente, se recolectaron muestras de materia fecal para la detección del virus en días específicos, y muestras de sangre semanales para serología viral. El test de hemaglutinación (HI) fue usado para medir Ac. de CPV-2, y las muestras de materia fecal fueron testeadas para CPV-2 con el SNAP Parvo para detección de Ag. Todas las muestras fueron procesadas con la información oculta de los grupos de estudio.

Resultados

Se observaron signos clínicos en todos los cachorros vacunados con solución salina, se detectaron virus en sus heces y se desarrollaron anticuerpos sólo después de la exposición. Por el contrario, no hubo signos de enfermedad en ninguno de los cachorros vacunados. Los títulos de anticuerpos HI permanecieron iguales después de la exposición, ya que el nivel de anticuerpos HI en el día 14 posterior a la exposición (PC) no difirió del día 0 de la PC en más de una diferencia de cuatro veces. Esto sugiere que el virus se neutralizó en el momento de la exposición, como se esperaría en un cachorro con anticuerpos positivos vacunados con CPV-2. El virus no se detectó en las heces del grupo vacunado con Galaxy, pero sí estaba presente en dos de los nueve cachorros del grupo vacunado con Continuum. Estos cachorros no mostraron ningún signo clínico ni aumentaron sus títulos de anticuerpos.

Discusión 

En el presente estudio se demostró que las 2 vacunas polivalentes proveen protección completa para la nueva cepa CPV-2c, así como para la variante CPV-2b. Los 2 cachorros vacunados que eliminaron el virus en materia fecal, se sospecha que hicieron coprofagia. Adicionalmente, los cachorros usados en este estudio eran negativos para anticuerpos maternos en el momento de la vacunación, y una dosis de la vacuna fue óptima para inmunizar a los cachorros. 

Así mismo como pasó con las variantes CPV-2, y CPV-2a en el momento de su aislamiento, las nuevas variantes pueden ser predominantes en un periodo no mayor a 2 a 4 años. 

Todas las primeras vacunas de virus modificado CPV-2 se realizaron con el original CPV-2 aislado, y algunas de estas aún se encuentran en el mercado actual. Tiempo después la vacuna de virus modificado CPV-2a obtuvo la licencia para ser comercializada y continuó en el mercado por los siguientes 10 años, aunque nunca se demostró ninguna ventaja sobre las vacunas CPV-2. 

Hoy en día la mayoría de biológicos contienen CPV-2 o CPV-2b, aunque ninguna tiene ambas variantes, y en varios estudios experimentales han demostrado eficacia para la nueva variante CPV-2c. 

Sin embargo, esto no garantiza que las mutaciones futuras no alteren significativamente la antigenicidad de este patógeno canino, y si se debe asegurar que las vacunas actuales generan protección contra todas las futuras variantes. 

Conclusión

En este estudio, y similar a otras experiencias con otras variantes de CPV-2, muestra que las vacunas de virus vivo modificado (ML) CPV-2 y ML CPV-2b son efectivas para prevenir infecciones y / o enfermedades causadas por todas las variantes que se sabe que están presentes en este momento, incluyendo CPV-2c. Además, se puede esperar que los productos actuales proporcionan muchos años de inmunidad después de la vacunación.

Tomado de:

Do Two Current Canine Parvovirus Type 2 and 2b Vaccines Provide Protection Against the New Type 2c Variant?*

Laurie J. Larson, DVM

R. D. Schultz, MS, PhD, DACVM

Department of Pathobiological Sciences School of Veterinary Medicine University of Wisconsin-Madison Madison, WI 53706-1102

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *